Un día tuve que sentarme e ignorar al mundo

Un día tuve que sentarme e ignorar al mundo

Un día tuve que sentarme en el borde de la cama y decidir ignorar el mundo por un momento. Ujum, así mismo. Como muchos saben, soy actor y productor de teatro, y eventos, y siempre están las opiniones constructivas y no constructivas que las personas tienen con respecto a uno y al trabajo. Opiniones como: “no debes hacer muchos papeles de gay”, “no puedes contratar a los mismos actores”, “no debes trabajar con fulanito o fulanita“, “debes hacer ‘este’ tipo de obras”; otros comentarios como: “no estas al nivel de…”, “porque contrataste a…”. También vienen otras opiniones como: “creo que estas muy gordo y eres actor”, “uy, estas muy flaco, debes subir de peso”, “tienes demasiadas caderas”; entre otro sinnúmeros de comentarios.

Les soy franco, y es que muchos de ellos me llevaron ponerme triste, a pensar mucho en ellos una y otra vez, y hasta tratar de aplicarlos. Honestamente, muchas personas se acercan, y no creo que lo hagan con malas intenciones, bueno, entre nos… jaja, hay personas que me dicen que no contrate a fulanito o a fulanita, pero, ahí la “mala leche” es para que no trabaje con y hasta maybe sea esa persona la que tenga el papel de la obra, pero bueno, en la viña del Señor hay de todo y yo amo a mi prójimo como a mi mismo; ok, ok, eso intento. jajaja.

Pues como les iba contando… estos comentarios, muchos de ellos si uno no tiene las herramientas o no los “administra” y los pasa por un filtro pueden tocarte y hacerte hacer cosas que verdaderamente no quieres, o no van contigo. Ese es mi caso, y sé que a muchos de ustedes les ha tenido que pasar, que a diarios los llenan de recomendaciones en el mundo laboral y en lo personal, y uno va por ahí tratando de filtrar las cosas. Oye, que hay sus comentarios para que uno mejore y uno crezca en el camino, pero hay que tener un buen filtro, porque sin querer, uno puede llegar a querer complacer a todos y todas olvidándote hasta de ti  mismo, y eso es lo que no debe ocurrir.

Comencé un día a tratar de “modificar” ciertas cosas, comencé a pensar en “x” estilos de proyectos. Comencé a tratar de aplicar todo lo que me dijeron en algún momento. Fue ahí cuando una noche solo en mi apartamento me senté en el borde de la cama y pensé: “¿qué es lo que estas haciendo Emma?” Muchas veces, no es fácil muchas veces enfrentarse a uno mismo y encontrar la raíz de las inquietudes, de tus miedos, de tus inseguridades. Ahí comencé a buscar dentro de mi qué realmente quería hacer, hacia dónde me quería dirigir y empecé a realizar las cosas que realmente amo y cómo las quiero hacer.

A lo que voy contigo es, que no dejes presionarte con comentarios y las opiniones de los demás, tomas las cosas con pinzas, sé sabio/a a quién le prestas tus oídos. Siempre sé fiel a tus creencias, a lo que realmente amas y eso te llevará a ser feliz. Comenzarás a ser tú y las cosas se van a ir alineando perfectamente, porque la fuerza divina es así, perfecta. Si en estos momentos te sientes abrumado por muchos comentarios te aconsejo que te sientes y pienses lo siguiente: quién te lo dijo, qué te dijo, con qué propósito y bajo qué circunstancia; esto te ayudará a tener mejor claridad y a no desviarte de tu misión y visión en la vida.

Como siempre, con mucho amor y deseando que sigamos intercambiando opiniones y generemos conversaciones,

Emma

Comments Off

Stay Connected

Instagram Feed

×